Buscar
  • Silvina Jozami

CÓMO SOLUCIONAR EL BLOQUEO MENTAL DURANTE UN PARTIDO DE TENIS.

Actualizado: feb 6

¿Has sentido como tu cuerpo y tu mente se mueven a una velocidad mucho menor que la usual?


Sin importar la edad que tengas, el percibir un bloqueo durante la competición es algo muy común.

Como todo tenista habrás podido experimentar que competir es una situación muy distinta a la de entrenar. La manera en que nuestro cuerpo se comporta suele traer inconvenientes a muchos de los jugadores.

No todos somos iguales, ni siempre reaccionamos de la misma manera, pero solemos tener vivencias muy parecidas.


No sé si te habrá pasado que al empezar el partido sientes tu cuerpo más rígido de lo normal, y esto va asociado a la presencia de un grado de nervios también elevado.

Puede que con los juegos o los primeros games esta sensación de rigidez disminuya y empieces a sentirte cómodo, entonces habrás alcanzado un estado más beneficioso desde el cual competir.

Si eres de esta clase de jugador, parece que no tienes grandes problemas con esto, porque lo explicado al inicio es común a todos los jugadores sin importar su nivel de tenis.


Siempre suelen empezar más rígidos de lo normal y lo que hacen es aprovechar los primeros juegos para aflojar su cuerpo y sus nervios.

Hay otros jugadores que inician y finalizan el partido con sus músculos contraídos al extremo. Es como si mover alguna parte del cuerpo, en especial las piernas, fuera una tarea titánica que requiere de toda su energía.


¿Te ha pasado algo parecido a esto?

Que la pelota bota a unos pocos metros de donde te encuentras y tu percepción es que tus pies están anclados literalmente en el suelo. Y una vez que consigues moverlos llegas tarde para el impacto y de manera totalmente descoordinada.

Y te preguntas: ¿Qué me pasa?

Y este ¿Qué me pasa? No va precisamente acompañado de pensamientos de comprensión o aliento, sino más bien de frustración y castigo.

Esta rigidez que puede percibirse fácilmente en el cuerpo es una consecuencia de lo que ocurre en nuestra mente.

Donde todo empieza con lo que pensamos.

---------------------


Si volvemos a situarnos en el inicio del partido, la situación de incertidumbre de lo que podrías encontrarte, no tan solo de tu adversario sino de tu propio desempeño, hace que tus pensamientos sean de alerta y expectación.

Este tipo de pensamientos desencadenará en el cuerpo una mayor activación. Esta estimulación moderada es la necesaria para estar preparado para la competición. Así que, esta activación es concordante entre el grado de nervios y la activación muscular que tienes.

Imagina por unos momentos que tu cuerpo es una máquina que funciona con combustible, y que ni bien empiezas el partido la máquina se sobre activa de tal manera que necesitas utilizar todo o casi todo el combustible que tenías previsto para todo el partido.


Si llegara a normalizarse la activación de la máquina más tarde, tampoco dispondría de la energía suficiente para moverse apropiadamente y el resultado esperado no sería favorable.

Como ves, esta activación extrema tampoco es eficiente a nivel energético.


¿ENTONCES QUÉ PUEDO HACER PARA BAJAR LA ACTIVACIÓN DESMEDIDA?


Como vimos anteriormente, lo que experimenta tu cuerpo es el resultado de tus pensamientos. En estos casos habrá que investigar cuáles son tus pensamientos en esos momentos.

Si retomamos la situación en que sientes tu cuerpo bloqueado y cuando empiezas a fallar te dices interiormente frases para nada alentadoras, más bien insultos o también amenazas.

¿Reconoces estos tipos de pensamientos?

Entonces ¿Cómo reacciona tu cuerpo?

Se tensa aún más y más.

¡Por este camino no vamos bien!


¿Qué vamos a hacer?


Emular a los grandes jugadores.

Presta atención, esto te puede ayudar:


Desde el inicio del partido estaremos atentos a nuestra activación muscular, que como sabemos es necesaria, y la aceptaremos como un beneficio (significa que la máquina funciona bien).

El paso siguiente será ganar confianza en mí. Esto no significa que voy a empezar a pegar pelotazos sin sentido hacia cualquier lado. Es justamente lo opuesto. Buscaré entrar en ritmo. Lo que significa poner tantas pelotas dentro como pueda.

Supongamos que pierdo el peloteo, entonces es MUY IMPORTANTE QUE VIGILE LO QUE ME DIGO.

¿De qué crees que te va a servir que te digas que eres inútil? ¿O que la pelota era facilísima?

No te ayuda, más bien te hunden estas críticas.

Busca frases que tengan el foco en corregir el error producido. Tal cual como si fueras tu propio entrenador.

Dirijo mi atención a buscar la manera de solventar los problemas, enfocándome en cosas prácticas que pueda llevar a cabo, como por ejemplo: flexiona más las piernas, ajusta mejor la distancia, etc.

Como ves te sugiero que centres tu energía en aspectos que están a tu alcance cambiar. Y con esta nueva solución en mente inicio el próximo punto.

Si controlo los pensamientos de esta manera funcionarán eficientemente y tendré muchas más chances de hacer un mejor partido.


Por un lado, no boicotearán mi autoestima, lo cual me aleja del estrés. Y por otro lado, estaré más cerca de encontrar las posibles soluciones en cada momento.


¿Crees que merece la pena probarlo? ¿Te gustaría hacerme algunas preguntas? Escríbeme y estaré encantada de responderte. Si necesitas ayuda, ¡podemos trabarlo juntos!



Porque el 95% de los problemas en competición de los jugadores no está en la técnica, en la táctica o en el físico.

TE PROPONGO UNA SESIÓN MENTAL DE PRUEBA Y SIN CARGO.

Donde iremos directo a tu problema.

Si no es hoy, ¿Cuándo vas a empezar?

QUIERO UNA SESIÓN MENTAL GRATUITA

12 vistas0 comentarios